comfort

10 - residenziale_benessere_tab_1

BenessereEl bienestar
 

Cada uno tiene una sensación subjetiva de confort pero, a pesar de eso, podemos definirlo de forma objetiva como una "sensación de bienestar físico-mental". Ya en los años ‘60 y '70, estudios científicos como los del profesor Ole Fanger han formulado una "teoría del bienestar."

Sus investigaciones demuestran que este sentimiento se ve influido por muchos factores, entre ellos la temperatura: los valores "ideales" para nuestro bienestar se mueven entre los 21°C en invierno y los 26°C en verano. Fuera de este rango, nuestro bienestar se altera.

La armonía con los espacios en los que vivimos es una elección primaria: el "clima adecuado", por lo tanto, consiste en alcanzar una relación equilibrada entre el hombre y su entorno.

Dicha unión está relacionada con muchos factores: en términos generales, estos se dividen entre medioambientales (temperatura, humedad relativa, velocidad, distribución y calidad del aire, ruido) e individuales (actividad física, resistencia térmica de la indumentaria, etc.).
 


20 - residenziale_benessere_tab_2

temperaturaTemperatura

La variación de la temperatura exterior a lo largo del año es una condición natural; sin embargo, para nuestra prosperidad, la temperatura en la casa tiene que estar perfectamente regulada en cada cuarto de acuerdo con precisos valores de referencia.

Para lograrlo, es necesario definir un nivel de temperatura estándar para cada habitación, dependiendo del tipo de actividades y en cada estación, y evitar grandes fluctuaciones gracias a un control cuidadoso.


Zona de confort
Temperatura invernal: 20 ° C
Temperatura de verano: 26 ° C


Velocidad y distribución del aire
La distribución y la velocidad del aire tienen un impacto significativo sobre el nivel de confort percibido. La gestión adecuada de estos parámetros evita la estratificación, los flujos de corriente, el estancamiento del aire y otras desventajas similares.


30 - residenziale_benessere_tab_3

UniditàHumedad

Todos tienen experiencia de cómo la humedad afecta a nuestro confort: el entorno ambiental nunca debe ser demasiado seco ni demasiado húmedo. Una humedad relativa demasiado baja causa problemas como dolor de cabeza, sequedad de las vías respiratorias y descargas electroestáticas. Al contrario, valores elevados causan una sensación de bochorno y la proliferación de moho y bacterias. Por tanto, la humedad tiene que ser examinada para que el medio interno sea independiente de los cambios en las condiciones climáticas externas.

Zona de confort
Humedad relativa: 40% - 60%
 


40 - residenziale_benessere_tab_4

fumoRenovación de aire

En los edificios de hoy, para los nuevos hogares se prevén niveles de aislamiento térmico y acústico cada vez mayores, que de hecho favorecen el aislamiento del aire exterior.

El aire del hogar tiende a estancarse, y su calidad, a deteriorarse progresivamente por la presencia de agentes contaminantes emitidos por personas, mascotas y objetos. Por lo tanto se requiere un intercambio de aire, y esto debe hacerse bajo condiciones controladas para la introducción de aire filtrado a la temperatura y humedad ideales.

 Para profundizar el tema de la calidad del aire, entra aquí
 


50 - residenziale_benessere_tab_5

silenzioRuido

La presencia de ruido y vibraciones en el hogar contribuye en gran medida a la incomodidad de las personas. Además de contaminación acústica, pueden producir condiciones termo-hidrométricas ligeramente desfavorables, dando lugar a situaciones de malestar en el hogar.

El aire acondicionado debe garantizar la ausencia de ruido dentro y fuera del edificio, y al mismo tiempo evitar la transmisión -debida a la propia instalación- de ruidos procedentes de fuera.